Martes , Enero 24 2017
Home / Ciudades de Chile / Frutillar

Frutillar

Frutillar es una pequeña ciudad de tradiciones alemanas de aproximadamente 20 mil habitantes, es balneario lacustre, se ubica en la orilla del Lago LLanquihue distinte a unos 55 Km. de Puerto Montt, y unos 950 Km. de Santiago.

Goza de una espectacular vista al Volcán Osorno y al Volcán Calbuco, además se pueden apreciar los volcanes Tronador y Puntiagudo. Tiene entre sus atractivos ferias artesanales con tradición alemana y el Museo Colonial Alemán.

Estas características la han consolidado como un importante polo de atracción turística del sur de Chile, a lo que se suma una interesante oferta cultural durante la temporada estival.

A raíz del flujo de colonos alemanes que llegan a Chile a mediados del siglo XIX, el gobierno emprende la búsqueda de territorios para localizarlos. Así, se encarga a Vicente Pérez Rosales la misión de explorar las tierras cercanas al Lago Llanquihue. Si bien se sabía de su existencia desde la época de la llegada de los españoles, no se habían hecho intentos para su doblamiento. En 1852 comienza la colonización de la zona, partiendo desde Melipulli, hoy Puerto Montt. Frutillar se fundó en 1856 y se instalan las primeras 50 familias alemanas en los sectores de “El Frutillar”, “Los Bajos” y “Punta Larga”, dando inicio a la historia del asentamiento.

Gracias al esfuerzo de estos primeros pobladores Frutillar comienza a prosperar, siempre a orillas del Lago Llanquihue. A comienzos del siglo XX, y gracias a la construcción de la red de Ferrocarriles del Estado, llega el doblamiento de Frutillar Alto, que floreció alrededor de la estación, que permitió una mejor comunicación con el resto del país, olvidando el aislamiento que existía hasta entonces.

La influencia de los primeros aventureros alemanes aún salta a la vista al observar su arquitectura, construcciones en madera nativa y grandes casonas.

En lo cultural, Frutillar exhibe realizaciones de primer orden: Las Semanas Musicales de Frutillar, que desde 1968 hacen que la música clásica esté presente año tras año a través de orquestas sinfónicas y filarmónicas dirigidas por afamados directores, junto a conjuntos de cámara, corales, de jazz y connotados intérpretes de ópera, nacionales e internacionales.

Te recomiendo

Castro

Castro se alza majestuosa, vigilando el puerto, formando un pequeño estero donde finaliza el fiordo …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *