Lunes , Enero 16 2017
Home / Termas de Chile / Termas del Corazón

Termas del Corazón

El origen de las Termas del Corazón se remonta a muchos años atrás y nació producto de una historia de amor surgida en Alemania. Hasta allí llegó a estudiar medicina Antonio Bianchini, un joven italiano sensible y amante de la naturaleza, que se enamoró y contrajo matrimonio con la germana Gerda Frost. De vuelta en Italia y dispuestos a formar una familia, intuyeron la inminencia de la II Guerra Mundial, por lo que decidieron emigrar a un lugar que les deparara mayor seguridad y mejores condiciones de vida. Se avecindaron en Chile, pero el médico no pudo ejercer su profesión por problemas en la convalidación del título, por lo que buscó nuevas áreas de trabajo que le llevaron a comprar y darle nueva vida a las Termas El Corazón. Estas estaban enclavadas en la precordillera de los Andes, en la comuna de San Esteban y con el valle del Aconcagua a sus pies. Era un lugar privilegiado por su entorno natural y por sus aguas termales, ubicado a poco más de 80 Km. de Santiago.

Hasta ese momento, 60 años atrás, funcionaba como un lugar de descanso, con diez habitaciones y una infraestructura básica. El matrimonio Bianchini-Frost comenzó a remodelarlo, administrado por Gerda, y ayudada por sus dos hijas mayores, Victoria y Ana. Con esfuerzo, amor y mucho trabajo empezó a crecer, a transformarse en un lugar que además de poseer un entorno de gran belleza, que ayuda a la paz interior, era cómodo y agradable, con excelente servicio y comida única.

Se construyeron nuevas habitaciones, cada una con baño privado; se diseñó el SPA, destinado a brindar todos los tratamientos terapeúticos y estéticos basados en las bondades de las aguas termales y apoyados con los más modernos equipos, se implementaron diferentes recintos y lugares que hicieron de este Hotel Termas, el lugar de recreación, relajo y salud que hoy es ampliamente reconocido y admirado por las personas que lo visitan, ya sean parejas, familias o grupos de trabajo y empresas.

Victoria y Ana Bianchini lo administran hoy con la eficiencia de empresarias y la dedicación de dueñas de casa que desean brindarles a sus huéspedes calidez, confort, excelencia y una exquisita gastronomía, famosa por sus pastas italianas, su repostería alemana y el buen sabor de la comida internacional.

En el presente cuentan con 85 habitaciones con baño privado y agua termal, 6 salones de conferencias, 2 piscinas temperadas, 1 piscina semi olímpica para la temporada de verano, SPA con peluquería, 2 comedores, bar, sala de juegos, sala de lectura, canchas de tenis y baby fútbol, servicio de lavandería, un mini-zoológico, capilla para la misa dominicaly áreas de juegos para niños, entre otros.

Deja un comentario